domingo, 19 de abril de 2009

Buscando a Dios sin dios.-Por Ignacio Bellido

Si en ruta no comprendes el camino,
ni la bondad del agua consagrada,
debes de proclamar en la mirada
su laude y su verdad sin lo divino.


Si la luz no retoma el pergamino,
y la mies de tu cuerpo está entregada,
ignora al dios de túnica burlada,
que juega con los bucles del destino.



No busques el sendero en la promesa
esperando milagros en el viento,
los halagos no sirven en tu mesa.



La morada es la senda, no el convento,
de nada vale la palabra presa.
Vive con majestad, sin fingimiento

3 comentarios:

  1. Precioso soneto, me ha encantado. Un abrazo, Inés

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ines me alegra te haya agradado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Precioso este decir de tan buen modo,
    Saludos


    Rossana

    ResponderEliminar