lunes, 20 de abril de 2009

Un instante en New York.-Por Ignacio Bellido

El rascacielos cambia su constante
entre las aguas
en lo mortífero de la leyenda
sobre las antenas de provocación.

Algunos pájaros silban en las azoteas
y planean su programa
sobre las vidrieras de Wall Street.

Huele a color carcomido
a mensajes de subway
a restos de celuloide.

En Times Square
el reloj no pretende modificaciones
y mantiene al mendigo
que fuerza su mano en la entelequia.

Ha llegado el momento
de integrarse en una cueva de jazz.

1 comentario:

  1. Me encanta saber que tienes un espacio
    Te dejo un abrazo
    Rossana

    ResponderEliminar